Sentinel sites salmon

Publicado el 4 de Octubre de 2018

Colaboración para una mejor industria

Chile tiene la suerte de contar con uno de los mejores ambientes para criar salmón del Atlántico. Desde la región de la Araucanía con su abundante agua dulce para incubadoras hasta el extremo sur de Magallanes, Chile está diseñado para tener una próspera industria salmonera. Sin embargo, este vasto territorio no está exento de desafíos. 

A medida que la industria continúa expandiéndose hacia el sur, la variabilidad en la temperatura, la luz del día y los desafíos de nuevas enfermedades aumenta. Como el primer eslabón en la cadena de valor de las proteínas, decidimos aceptar esta prueba y decidimos ofrecer una solución a la industria chilena del salmón. 

Las centinelas son la clave

Como empresa de genética, los datos son nuestro recurso más valioso. La investigación que realizamos guía nuestros programas para que podamos crear el mayor valor posible para nuestros clientes. Esto también significa que, tanto si vendemos ovas en la región de Los Lagos como en la región de Magallanes, nuestros clientes esperan que rindan. Es por esta razón que creamos nuestro programa integral de centinelas. A través de esta iniciativa podemos recopilar datos de todas las familias de nuestro sistema en todas las regiones. Al probar familias en todas las regiones al mismo tiempo, podemos determinar cuáles producen el mayor valor para la región en la que estamos suministrando ovas. Este trabajo asegura que nuestros clientes puedan confiar en que el producto que están recibiendo está hecho a su medida y que nosotros trabajamos duro para entender las necesidades únicas a las que se enfrentan en la producción. 

Cómo funciona el programa

Nuestro programa centinela no funciona de forma aislada, es realmente una colaboración de toda la cadena de valor de las proteínas trabajando conjuntamente para mejorar la industria. Nuestros científicos trabajan estrechamente con los productores que colocan nuestras centinelas en sus instalaciones y también con los procesadores finales que recopilan y comparten datos en la planta de proceso.

Todo comienza en nuestro centro de Mejoramiento Genético de Catripulli. En nuestras instalaciones trabajamos para imitar las condiciones de manejo que se encuentran en el entorno de producción de nuestros clientes, desde la alimentación hasta el programa de vacunación, nos aseguramos de que cada centinela se adapte a su destino final.

Cuando los salmones están listos para ser enviados a sus sitios centinela, son transportados cuidadosamente y acompañados por nuestros expertos técnicos. Una vez que llegan al lugar, se realiza una consulta completa con el Jefe de Centro y los encargados de tomar muestras de la jaula. Dispositivos como pit-tags (transponders electrónicos) o marcas en la piel se usan para identificar  claramente nuestros peces en el centro de cultivo. A continuación, se crea una base de datos para nuestras centinelas que abarca todas las etapas de la vida en el mar hasta el procesamiento final. Estos datos son entonces parte de la fórmula que luego se incorpora a nuestro programa general de reproducción. 

Colaboración para una mejor industria

La industria salmonera chilena tiene muchos desafíos que sólo pueden ser superados a través de la estrecha colaboración de toda la cadena de valor. Creemos firmemente en la inversión en asociaciones que conectan a la genética, productores, proveedores y procesadores. A través de este modelo somos capaces de hacer frente no sólo a los retos de hoy, sino también a lo que pueda surgir en el futuro.